Washington anunció este jueves que impondrá nuevos aranceles a las importaciones de acero y aluminio desde México, Canadá y la Unión Europea (UE), elevando la preocupación sobre una guerra comercial.

Y el gobierno de México no tardó en responder.

En un comunicado publicado rápidamente tras conocerse la noticia, México anunció que impondrá medidas similares a productos estadounidenses.

El documento detalla que entre los productos a ser tasados están: “arándanos, manzanas, uvas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, diversos quesos, entre otros productos agropecuarios y materias producidas, hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación”.

Esa medida estará vigente hasta que Estados Unidos elimine los aranceles impuestos, advirtió.

“México ha indicado en reiteradas ocasiones que este tipo de medidas bajo el criterio de seguridad nacional no son adecuadas ni justificadas“, señala el comunicado.

¿En qué consiste la decisión que tomó Estados Unidos?

El secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, anunció este jueves que Estados Unidos impondrá aranceles del 25% y 10% a importaciones de acero y aluminio, respectivamente, de Canadá, México y la UE.

La medida entró en vigor este 1 de junio.

El presidente Donald Trump ordenó el pasado marzo la imposición de esos aranceles, aunque había dado una exención de los mismos a estos aliados y Brasil, Argentina y Australia.

“Hemos decidido no extender la exención para la UE, Canadá y México”, indicó Ross en una conferencia telefónica con periodistas.