En el contexto de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y reconociendo las propias autoridades responsables del sector agroalimentario que desde hace 50 años no se tenía una “planeación estratégica” que definiera con precisión y un enfoque territorial zonas productivas, vocación de cultivos, capital social, de acuerdo a las nuevas tendencias de oferta y demanda de los mercados. La Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), ha diseñado una nueva estrategia que denomina Planeación Agrícola Nacional 2017-2030, con la que se realizará una mejor reflexión sobre a quién vender y comprar productos agroalimentarios. Es decir, se instrumentarán políticas públicas y programas para reorientar al sector agroalimentario en su adaptación a la demanda de los mercados nacional e internacional.

Objetivos de la Planeación Agrícola Nacional 2017-2030

El objetivo de esta iniciativa gubernamental, es diversificar más los mercados para no estar tan dependientes de un solo bloque comercial (léase, Estados Unidos y Canadá), buscando vender más en Asia, países árabes y la Unión Europea, comercializar con Argentina y Brasil, haciendo alianzas con Chile y Centro América.

Con el propósito de consolidar el sector primario como uno de los principales motores de la economía nacional se pretende un esquema a 12 años donde se proyecta incrementar la producción agrícola 27.8 % por lo que se impulsarán programas estratégicos, con una visión de largo plazo 2017-2030, donde se espera maximizar la producción de 38 cultivos.

La Planeación Agrícola Nacional 2017-2030, agrupa los cultivos estratégicos básicos: trigo, grano cristalino y harinero; maíz blanco y amarillo; café, caña de azúcar, frijol, avena forrajera y cacao: oleaginosas (canola, girasol, cártamo y soya), así como(sorgo garbanzo), arroz y manzana.

Además de los cultivos con potencial de mercado: agave (tequilero y mezcalero); aguacate, algodón; bioenergéticos (higuerilla, jatropha, sorgo dulce); cebada, chiles y pimientos; cítricos (limón, naranja, toronja); fresa; frutas del bosque (arándano, frambuesa, zarzamora); jitomate, nuez pecanera, palma de aceite, palma de coco, papaya, piña, uva y vainilla.

Será a través de la implementación de acciones y proyectos que propicien rendimientos óptimos en regiones estratégicas de acuerdo con sus condiciones agroclimáticas y de mercado, a fin de pasar de las 126.3 millones de toneladas de productos agrícolas a 174.5 millones de toneladas.

Se estima que para este año 2018, se podrán alcanzar 142.8 millones de toneladas (4.5% más) y en el 2024, 157.9 millones (15.6 %). En relación al valor de la producción se busca superar lo logrado en 2016, con un registro de 366.6 mil millones de pesos; en 2018, se esperan 391.7 mmdp; 2024, 443.2, mmdp y en el 2030, más de 500.3 mil millones de pesos.

La Planeación Agrícola Nacional 2017-2030, es muy importante según afirma el secretario de la SAGARPA, José Calzada Rovirosa, “porque nos dice que producir, y en donde producir y quienes deben de producir, que se requiere para producir, cuáles son los incentivos, cuáles son las nuevas tecnologías que están en boga para poder producir mejor y no solamente darle más alimentos a México y al mundo, sino sobre todo, darle más ingresos al productor”. (JCR. Presentación “SAGARPA lanza la estrategia Planeación Agrícola Nacional 2017-2030”, Siempre 88P., 30/08/2017).

Un objetivo más que se pretende alcanzar es alinear la política agrícola mexicana con la Agenda 2030 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), para cumplir el compromiso contraído por nuestro país ante ONU.

En este sentido, la Planeación Agrícola Nacional 2017-2030, proporciona una ruta de acción dinámica, objetivos y metas sobre los cuales los sectores público, privado, académico y de investigación deben transitar para alcanzar un crecimiento sostenido y sustentable del campo mexicano.

Frutas estratégicas en Colima

En la estrategia de Planeación Agrícola Nacional 2017-2030, la SAGARPA consideró en su documento a solo 4 cultivos como estratégicos prioritarios que son:  arándano, papaya, piña y zarzamora.

Ahora bien, si estos cultivos en los últimos tres lustros han contribuido a reconvertir el campo colimense y alcanzando en el año 2016, cifras significativas en el ámbito nacional, tal como es el cultivo de la papaya que por el valor de la producción Colima ocupa el 2° lugar nacional (18% del valor total de la producción); le siguen el arándano 4° lugar (7.8%); piña 4° lugar (4.8%), y la zarzamora 3er.,lugar nacional (0.6%). (Cuadro 1)

Sin embargo, en las gráficas 1,2,3 y 4, se observa el posicionamiento de las frutas estratégicas de Colima en el sector agroalimentario mexicano 2016, por su valor en la producción, muestran cifras reales de la oferta de dichos cultivos, pero también evidencian el propósito para alcanzar la meta estipulada en el PED-2016-2021,“Meta 4. Obtener el primer lugar en exportaciones en tres productos agrícolas” (sic). (Plan Estatal de Desarrollo-Colima 2016-2021, página 17)





En lo que se refiere a las exportaciones, Colima es un estado con vocación agropecuaria y gran parte de los productos exportados son agroalimentarios, solo reciben el primer valor agregado denominado “beneficiado”, todo ello por la corta vida de los productos,limitada capacidad de la planta productiva estatal y falta de infraestructura logística comercial.

Fuente: freshplaza.es