Mayores regulaciones, cambio en la estructura agrícola y hábitos de consumo, son algunos de los factores que marcarán la pauta del mercado internacional este año.

Los productores inteligentes deben tener en cuenta los cambios micro y macro porque eso los mantendrá competitivos. Y deben ser flexibles, porque eso les permitirá desarrollarse, según Richard Brock, presidente de Brock Associates, una commodity de servicios de marketing que ha identificado 10 temas emergentes para la agricultura en un reciente reporte.

“Una de nuestras megatendencias, posiblemente desapercibida, es la rápida adopción e impacto de la tecnología de automatización”, anota Brock.

La tecnología, incluyendo máquinas que se autodirigen y la genética de plantas podría tener un gran efecto este año en tanto los equipos de campo completan más trabajo en menos tiempo.

Para Brock es fundamental educar a los productores más jóvenes y examinar diversas herramientas de gestión de riesgos.

Añade que los mercados de nicho premium acelerarán. Y que los productores de bajo costo también ganarán un lugar.

Estos son los cambios que los productores deben mirar con especial interés:

1. El cambio de la estructura agrícola. Una masiva transferencia de activos agrícolas hacia productores jóvenes ocurrirá pronto. El agricultor promedio tiene actualmente 57 años, y 30% está por encima de los 65.

2. Aceleración tecnológica. El análisis de data reemplazará en los próximos años aquello que los agricultores saben por intuición -y en algunos casos rebatirán esas creencias. Los nuevos productores confían en imágenes satelitales, sensores de verdor, mapas de tierras y millones de puntos de información climática. La cuestión sobre la propiedad de la información será motivo de un creciente debate.

3. La estrategia de biotecnología evoluciona. Los Organismos Vivos Modificados han llegado para quedarse, pero enfrentan escollos en su relacionamiento político y público. En estados de EE.UU. como Vermont, existe el requerimiento de etiquetado en los productos de este tipo, pero es un procedimiento caro. Cabe acotar que en Perú se debe definir hacia el 2021 si se debe permitir su ingreso.

4. La especialización continuará. La producción agrícola se está tornando más especializada. En EE.UU., hasta 1982, el 35% del total de campos producían maíz, pero en el 2007 solo 22% lo hacían a causa de la economía de escala, los avances tecnológicos y las políticas de gobierno. Hoy los agricultores se diversifican con productos orgánicos y frijoles altamente oleicos.

5. Escasez de recursos. Más de 40% del incremento en la producción de alimentos desde 1961 se ha conseguido a través de la irrigación, pero la provisión de agua subterránea no es infinita. Y el cambio climático es un factor a tener en cuenta. Los científicos estiman que por cada aumento de 1.8°F en la temperatura, los cultivos claves disminuyen 10%.

6. Un entorno de commodities cambiante. Productos como el maíz tienen como factor para el establecimiento de su precio al valor del petróleo. El vínculo entre la energía y los precios de los cultivos es muy grande. A esto hay que sumar que China ya está tomó cartas en el asunto y está desarrollando sus propios cultivos. De hecho, el país asiático, que actualmente adquiere dos tercios de todos los granos de soya que se comercian, ha creado su propio stock de este producto y ya tiene cubierto el 17.4% de su uso, lo que aplacará su apetito importador.

7. Cambio en el consumo de carne. El consumo de carne cayó 7.8% entre 2007 y 2013 en EE.UU. En tanto, China ha sido el mayor consumidor de carne desde 1992. Para el 2012, el consumo de China sobrepasaba el doble que el de EE.UU. Para el 2022, el consumo chino de carnes rojas y de aves de corral proyecta un incremento de 15.2%. EE.UU. probablemente envíe mayores despachos de cerdo y menos de granos de alimentación al país. Esto se debe a que para China es más costo-efectivo importar bienes terminados. Globalmente se espera que la demanda de carnes rojas y de aves crezca 15.1% entre 2013 a 2025.

8. El escrutinio público sobre el tratamiento al ganado. La demanda de los consumidores y la insistencia regulatoria en una variedad de cuidados para la crianza de ganado en maneras sustentables y humanitarias están causando rápidos cambios en el sistema alimenticio. Las grandes empresas de alimentos y cadenas de supermercados están dejando atrás el uso de jaulas de parto de cerdas en sus cadenas de suministro. En vista del agudizado interés del consumidor, la transparencia puede ser una buena herramienta.

9. Se incrementa la influencia de la preocupación ambiental. Desde fertilizantes hasta pesticidas, los agricultores tienen que tener cuidado con una creciente red de regulaciones. En EE.UU. hay batallas legales al respecto para establecer límites máximos a su uso e influencia, una tendencia que ya se empieza a ver también entre nosotros.+

10. El flujo de políticas gubernamentales. Sucesivos gobiernos alrededor del mundo están estableciendo reglamentaciones sobre uso de tierra, biocombustibles, uso de transgénicos y política monetaria, que parece no terminarán. El mayor cambio se daría en China, que está lentamente adoptando los Organismos Vivos Modificados para sus cultivos domésticos con la mira de largo plazo puesta en ser autosuficiente y convertirse, potencialmente, en un país netamente exportador.

Fuente: agweb.com