Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían 4 años de vida

Albert Einstein

De todos es sabido que la humanidad está preocupada por la baja poblacional de las abejas y otros insectos polinizadores debido al uso de plaguicidas, lo cual ha obligado a las agencias de registro de plaguicidas solicitar cada vez más información sobre la toxicidad de los productos químicos. Hay un intenso control sobre estos productos y sus aplicaciones como una manera de prevenir los riesgos en la naturaleza.

En este ámbito, son los insecticidas los plaguicidas más dañinos para la vida de los polinizadores, luego le siguen los fungicidas y finalmente los herbicidas. Sin embargo, no todos los plaguicidas afectan a estos polinizadores, los hay inocuos realmente y son los que deben tratar se utilizarse mayormente, aunque lo ideal sería la reducción de su uso para no seguir afectando al medio ambiente natural.

Hay un buen número de insecticidas que afectan seriamente la población de abejas y otros insectos polinizadores, por ejemplo, los nuevos insecticidas inhibidores del crecimiento del insecto.

Todo esto está contemplado para regular en la nueva Ley Apícola que se debe implementar en Chile en un futuro próximo, y que actualmente se encuentra en plena discusión, sin embargo, ya hay detractores.

Melisa Pizarro, vocera de Apivalpo AG, organización que agrupa a los apicultores de la V región, denuncia que la legislación actual sólo exige que al momento de aplicar un pesticida se avise a las personas y apicultores a 200 metros a la redonda, lo que -a su juicio- es insuficiente. Manifiesta que a los apicultores les preocupa que se mantenga este espíritu en la nueva Ley.

No dice que tienen que avisarle a las abejas o a los apicultores que estén cercanos, tampoco estipula ni distancia ni fecha. Nosotros como apicultores lo que estamos planteando en ese artículo, es que se nos avise con 72 horas de anticipación y eso es lo que no se nos ha tomado en cuenta“, denunció.

Cabe mencionar que esta norma que rige a la actividad fue elaborada hace 50 años, es por esto que el gremio está pidiendo que se ajuste a la realidad actual.

Hasta ahora se han presentado tres proyectos de ley, los cuales no prosperaron y actualmente se encuentra en la Comisión de Agricultura del Senado una indicación sustitutiva enviada desde el Ejecutivo, la que ya no fue bien recibida por los apicultores, por considerarla sancionatoria y falta de fomento, así lo explicó Gabriel Salas, vicepresidente de Federación Red Apícola Nacional.

Se mantiene esa mirada sancionatoria, en exceso regulatoria, no se visualiza aún como aquellas normas o disposiciones que se presentan en este proyecto de ley pueden en verdad favorecer el desarrollo sustentable de la actividad, proteger a la apicultura, proteger a las abejas“, aseguró Salas y agregó que los incendios forestales y la disminución de los bosques nativos también afectan la vida de las abejas.

Ambas organizaciones denuncian que la legislación que regula la crianza y trabajo con colonias de abejas ya está obsoleta, porque tiene más de medio siglo de existencia y no se le han realizado actualizaciones sobre el uso de pesticidas y agrotóxicos, que afectan la actividad de los apicultores. La nueva legislación también debe contemplar la fumigación aérea, que debe dar aviso a las personas encargadas de las colmenas, incluso si los químicos se aplican a más de 200 metros de estas, aseguran.

La protección a los polinizadores es indispensable en la actualidad. Se trata de un servicio indispensable que nos aporta la naturaleza y el hombre no tiene otra alternativa que incentivarla y protegerla.

Fuente: Blueberries Consulting – Martín Carrillo O.