Desde 1986 se calcula El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, que es lo que la humanidad gasta en recursos naturales y que pueda reponer durante un año, en agua, suelo y aire limpio. Este “presupuesto ecológico” se hace cada año y este 2017 llegó a su fin un día antes del de 2016, por lo que la humanidad vive “a crédito” desde el pasado 2 de agosto hasta fin de año.

El Global Footprint Network, GFN, una organización mundial socia de World Wildlife Fund, WWF, que analiza la evolución de la huella ecológica del planeta, señala que este 2017 usaremos más de la naturaleza de lo que nuestro planeta puede renovar en todo el año.

Esto significa que en siete meses emitimos más carbono del que los océanos y los bosques pueden absorber en un año, cogimos más peces, talamos más árboles, cosechamos más y consumimos más agua de lo que la Tierra pudo producir en ese mismo periodo.

Tanto GFN, como WWF, destacan que de acuerdo a las actuales tasas de consumo, se necesita el equivalente a 1,7 planetas para producir y satisfacer las necesidades humanas. Esta tasa varía según los países. España consume el equivalente a 2,4 planetas, superada por Australia (5,2); Estados Unidos (5,0); Corea y Rusia (3,4); Alemania (3,2); Suiza (3,1); Reino Unido y Francia (3,0); Japón (2,9); e Italia (2,6).

Tres planetas para 2050

Esta fecha de término se viene acortando a año a año desde 1986, en que se comenzó a medir. En 1993 ocurrió el 21 de octubre, en 2003 el 22 de septiembre y en 2015 el 13 de agosto. No obstante, GFN recalca que, como aspecto positivo, el avance del Día de la Sobrecapacidad de la Tierra se ha ralentizado y aseguran que: “Si redujéramos las emisiones de carbono a la mitad, la fecha del Día de la Sobrecapacidad de la Tierra retrocedería 89 días o aproximadamente tres meses. Esto es posible, y reduciría la demanda de la humanidad sobre los recursos ecológicos de 1,2 Tierras en vez de 1,7, como ahora”. GFN considera que las personas podemos contribuir comiendo menos carne, quemando menos combustible y reduciendo el desperdicio de alimentos.

Por su parte, la WWF subraya que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía no aumentaron en 2016 por tercer año consecutivo, pese al crecimiento de la economía mundial, lo que puede explicarse en parte por el importante desarrollo de las energías renovables en la electricidad.

En el año 1961, cuando se fundó WWF, la humanidad consumía sólo dos tercios de los recursos naturales disponibles en el planeta. En ese mismo año, la mayoría de los países todavía tenían saldo ecológico positivo, es decir, que su huella ecológica era mucho más pequeña y sostenible.

Los actuales niveles de consumo se han disparado y actualmente la humanidad está fuera de los límites sostenibles. De seguir esta tendencia, serán necesarias al menos tres Tierras para que las personas puedan abastecerse en 2050, según WWF.

Fuente: Martín Carrillo O. – Blueberries Consulting