El revolucionario sistema Blockchain (o cadena de bloques),  aparecido en 2009 junto a la moneda virtual Bitcoin, llega a Chile nada menos que a la Bolsa de Comercio de Santiago, y se utilizará para operar las transacciones bursátiles cortas. Será la primera vez que se use esta tecnología para este tipo de transacciones en América Latina y convertiría al país en pionero de esta tecnología verde en el mundo.

La Bolsa de Comercio de Santiago suscribió con IBM un acuerdo de asociación estratégica para incorporar esta tecnología en las transacciones de ventas cortas del mercado local. Construida por IBM y la Bolsa de Santiago de Chile, la solución está diseñada para ayudar a reducir errores, posibles fraudes y tiempos de retraso para cada transacción, también mejora la administración de transacciones y reduce los costos.

“La Bolsa es una empresa marcadamente tecnológica, que provee la infraestructura y sistemas necesarios para la realización de las transacciones de todo tipo de instrumentos del mercado de valores, la compensación y liquidación de estas, la provisión de servicios de información y la entrega de sistemas de gestión para los intermediarios. Incorporar Blockchain en nuestros procesos de negocios va en línea con ese propósito y nos sitúa como referente en el mercado financiero”, sostuvo en su momento el gerente de Informática de la mayor plaza bursátil de Chile, Andrés Araya.

El gerente general de IBM Chile, Francisco Thiermann, destacó el hecho declarando que “nuestro acuerdo con la Bolsa de Santiago marca un antes y un después en materia de innovación en el mercado bursátil. La Bolsa es pionera en su rubro, y la adopción de Blockchain establece un precedente transformacional en la industria de los mercados financieros no sólo en Chile, sino en la región y en el mundo”.

Qué es el sistema Blockchain?

El sistema Blockchain es una gigantesca base de datos que funciona como un libro de compra-venta y consiste en un conjunto de apuntes que se almacenan en una base de datos compartida de manera online, en la que se registran mediante códigos las operaciones, cantidades, fechas y datos de los participantes. Al utilizar claves criptográficas y al estar en línea con los múltiples participantes y sus computadores, presenta ventajas en la seguridad frente a posibles manipulaciones o fraudes, debido a que la modificación en una de sus copias no serviría de nada. Habría que adulterar el conjunto del sistema, porque la base de datos es abierta y pública.

Todos los bloques que conforman la cadena del sistema Blockchain, tienen un hash (contraseña numérica) del bloque anterior y se ordenan por orden cronológico. Debido a la identificación con el hash, todos los bloques están referenciados por el bloque que los creó, por lo que sólo los bloques que contienen un hash válido son introducidos en la cadena y replicados a todos los nodos “mineros” participantes. Gracias a este sistema es prácticamente imposible modificar un bloque que ha permanecido en la cadena un tiempo determinado.

Los nodos mineros se encargan de crear los bloques que forman la cadena, añadiendo a cada uno de ellos el hash correspondiente y todas las nuevas transacciones que se han introducido en la red. De esta manera podemos decir que el Blockchain nos permite llevar una contabilidad pública de manera totalmente transparente de todas las transacciones de la red, sin casi posibilidad de fraude, congestionamiento, ni pérdida de datos. El proceso se desarrolla en tiempo real, lo que lo hace totalmente trazable.

Miles de millones de ahorro a nivel mundial podría generar la adopción en los próximos años de la tecnología Blockchain por parte de las instituciones financieras, tendencia en la que Chile se transforma en pionero.

Durante 2016 en la Bolsa de Comercio de Santiago se transaron USD23.645 millones en acciones, un monto 8% superior a 2015. Sin embargo, las ventas cortas sólo alcanzaron a representar el 0,07% de éstas, muy lejano al promedio de 30% – 40% que se logra en mercados desarrollados.

Con esta tecnología, se espera revertir la cifra. Se estima que actualmente la baja penetración de este tipo de operaciones se debe a que a los intermediarios no les resulta rentable realizar ventas cortas para pequeños inversionistas. Pero el uso del Blockchain podría permitir que inversionistas e intermediarios disminuyan los tiempos de cierre de transacciones y ahorren en back office, reduciendo sus costos. Realizar operaciones de ventas cortas por montos menores podría entonces resultar atractivo, lo que llevaría a ampliar la base de actores en el mercado y aumentar el tamaño de éste.

Sólo en la banca, se estima que a nivel mundial la tecnología Blockchain podría generar ahorros por USD20 mil millones. Anualmente, los costos de las transacciones que podrían ser reducidas con la nueva tecnología están entre los USD65 mil millones y USD80 mil millones.

Fuente: Martín Carrillo O. – Blueberries Consulting