“Es momento de evaluar los resultados de los arándanos cultivados en hidroponía…”

Faltó tiempo…espero que el otro año sean dos días nuevamente”, fueron las primeras palabras de Álvaro Sánchez Saldana, presidente de los productores de berries de Guadalajara, una vez finalizado el  6° Seminario Internacional “Industria del arándano en México: nuevos desafíos, nuevas oportunidades”, realizado el pasado 8 de junio en el Hyatt Regency Andares de Guadalajara, México.

Qué fue lo más atractivo del Seminario para usted?

La calidad de los relatores, especialmente los chilenos, me hubiese gustado tener más tiempo para conversar con el profesor Retamales, por ejemplo, sobre los distintos temas que el maneja respecto al cultivo de los berries. Ojalá que el próximo año se repita el evento y que vuelva a durar dos días.

Hay algo que faltó o que le gustaría agregar para otra oportunidad?

Me gustaría que se incluyera una investigación o una evaluación respecto al cultivo de los arándanos en la modalidad sin suelo, en hidroponía…

Pero se ha tocado el tema…

Cierto, pero sólo se habla de los avances tecnológicos, de los distintos tipos de sustratos, de la manera de manejar el cultivo en esta modalidad, pero no se ha hablado de los resultados después de cinco años adoptando esta forma de cultivo. Lo que sucede con las raíces, con la productividad, con la vida de la planta…es un tema relevante que ya es tiempo de evaluar.

En la nueva agricultura, que está planificada de manera industrial, basada en el uso de nuevas tecnologías, se extiende el concepto de agricultura sin suelo, o hidroponía, como algunos le llaman.

Las razones para optar por esta manera de manejar los cultivos son varias y variadas. Por ejemplo, en Perú, donde pueden ser ocasionadas por la baja o dispar calidad de sus suelos, o un mejor aprovechamiento del agua. En México, por otro lado, puede ser por el control de malezas o enfermedades patógenas del suelo, o en Chile por todas las anteriores.

La agricultura fuera de suelo surge también porque la  mayoría de las zonas agrícolas no son tan productivas como en algún momento lo fueron, ya sea por la falta de agua, la poca fertilidad de los suelos, el espacio, los efectos del Cambio Climático, etc. Por ello es que se han buscado alternativas tecnológicas que permitan cultivar productos de calidad en pequeños o grandes espacios y que permita desarrollar un manejo productivo de manera eficiente.

Dicho lo anterior, es muy cierto que la modalidad de cultivo de arándanos sin suelo, o en hidroponía, es muy joven aún y tal vez nadie haya alcanzado los siete años, que es el ciclo que los fabricantes de sustratos definen como vida útil de sus productos, por lo que es tiempo de investigar respecto a los resultados ventajosos o contraproducentes de esta modalidad de cultivo.

Fuente: Martín Carrillo O. – Blueberries Consulting