La agricultura se enfrenta al desafío de proveer alimentos en calidad y cantidad suficientes para satisfacer la demanda de una población que seguirá creciendo y cuyo poder de compra continuará incrementándose, en este contexto de cambio climático hay que buscar las mejores formas de lograr este objetivo.

Las nuevas tecnologías permiten abordar las necesidades de mitigación y adaptación de la agricultura al cambio climático, no solo desde una perspectiva ambiental, sino también como parte de un proceso que contribuye a la competitividad del sector y su posicionamiento frente a las nuevas demandas por parte de los consumidores.

En el campo de la mitigación y adaptación al cambio climático plantean la necesidad de cambios estructurales en la matriz productiva de los países, porque en el caso de la agricultura implica cambios en sus relaciones con otros sectores de la economía, que pueden ser acelerados por las decisiones de los productores relativas a la adopción de nuevas tecnologías y por las políticas públicas que buscan fomentar su desarrollo.

La colaboración público-privada es fundamental para avanzar en el desarrollo y la aplicación de nuevas tecnologías adecuadas a las necesidades de mitigación y adaptación de la agricultura al cambio climático.

Por otro lado, la introducción de estas nuevas tecnologías demanda el fortalecimiento de los marcos regulatorios relativos a su uso, tanto en aspectos de seguridad con el medio ambiente y la salud humana, como en materia de derechos de propiedad y otras condiciones de acceso.

Cómo pueden contribuir las nuevas tecnologías a que la agricultura afronte estos desafíos que impone el cambio climático?

La biotecnología ha permitido en las últimas décadas mejoras sustanciales en el sector agrícola como la biofortificación de cultivos y la resistencia a plagas, enfermedades y herbicidas, entre otros. Más recientemente, se utiliza en la producción de enzimas, probióticos, pigmentos, vitaminas, aminoácidos, así como en la fortificación, el alargamiento de la vida útil y la mejora del sabor y la calidad nutritiva.

La biotecnología ha sido promovida como una herramienta de adaptación en casos como el desarrollo de variedades ajustadas a situaciones de estrés hídrico y calor

En el caso de la industria alimentaria, la biotecnología ha intensificado su contribución en estas áreas a partir de los notables avances en genética molecular, ingeniería genética y bioinformática ocurridos en las tres últimas décadas. Las aplicaciones actuales y potenciales de la biotecnología pueden darse en los siguientes ámbitos:

  • En la producción de materias primas
  • En la elaboración agroindustrial
  • En la distribución y comercialización
  • En el consumo
  • En el desarrollo de técnicas analíticas.

Dados los cuestionamientos manifestados por los consumidores en relación a la transgenia, los mayores usos actuales de la biotecnología se dan en la producción de materias primas y en las técnicas analíticas.

Desde una perspectiva agrícola, la biotecnología es cada vez más utilizada en los siguientes ámbitos:

  • Fito y zoomejoramiento
  • Bioenriquecimiento
  • Diagnóstico y tratamiento de enfermedades en plantas, ganado y peces
  • Producción de “vacunas orales” para ganado y peces
  • Inseminación artificial, ovulación y transplante de embriones
  • Nutrición animal
  • Crecimiento más rápido de especies vegetales y animales
  • Medición y conservación de los recursos genéticos

Las herramientas biotecnológicas actuales se usan masivamente en la producción de enzimas, probióticos, pigmentos, vitaminas, aminoácidos, potenciadores del sabor, aditivos y levaduras mejoradas. Todos estos son compuestos utilizados en los procesos de transformación industrial de los alimentos, obteniéndose con ellos una mejor calidad de los productos a través de mejores características organolépticas, químicas o fisioquímicas.

Son muchos los aspectos de la industria agroalimentaria en que la biotecnología ha ganado espacios. Se ha convertido también en un importante instrumento para comprobar la autenticidad de los alimentos y de sus materias primas. Los ámbitos de la inocuidad, del control de compras de materias primas, o del apoyo a sistemas de identidad preservada, son algunas de las áreas en que la biotecnología se puede aplicar en la distribución y comercialización de los alimentos, entre otras muchas aplicaciones.

Fuente: Blueberries Consulting – Martín Carrillo O.